Ataques de Pánico

Ataques de Pánico

 - Prevención
Estás aquí: Desafíos de Vida >> Ataques de Pánico

Ataques de Pánico — El Escenario Común
Considera este escenario común a los ataques de pánico: Te despiertas en la mitad de la noche con una sensación dolorosa que atraviesa tu pecho. Peor que el dolor, es la terrible sensación de premonición que se cierne sobre ti, cuando te despiertas preguntándote qué es lo que está sucediendo. Tu cabeza comienza a latir pesadamente y sientes náusea. Te preguntas si estás teniendo un ataque de indigestión aguda… o… ¿podría ser tu corazón?

El miedo intensifica el dolor. Buscando desesperadamente seguridad, despiertas a tu esposa, esperanzado en la seguridad que te puede dar. En lugar de ello, ella salta de la cama e insiste que debes ir a emergencias. Mientras ella te empuja hacia la puerta, comienzas a temblar y jadear. En el hospital, luego que el doctor realiza algunos exámenes de rutina, dice que tu corazón es tan fuerte como el de un buey. ¿Dijo algo sobre un ataque de pánico? El médico te envía a casa con un par de píldoras para calmarte y órdenes e instrucciones para tu doctor, a quien deberás llamar por la mañana.

Ataques de Pánico — ¿Por qué Yo?
Todos conocen lo que es un ataque al corazón y la víctima recibe rápidamente el apoyo y simpatía de la familia y amigos. Pero, ¿qué sucede cuando alguien sufre ataques de pánico?

Mucha gente ve a los ataques de pánico como una indicación de debilidad o un problema psicológico en el que “todo está en la cabeza”. La víctima de dichos ataques a menudo pregunta: “¿Por qué yo? Soy fuerte, exitoso, un individuo competente…” Desafortunadamente, los ataques de pánico no tienen respeto por las personas. De hecho, los individuos fuertes y silenciosos son los más propensos a trastornos de pánico.

Ataques de Pánico — Información y Prevención
Los ataques de pánico son respuestas agravadas al estrés. Son la manera en la que el cuerpo obtiene atención de un individuo que no está lidiando bien con las situaciones estresantes. Los efectos del pánico no se sienten usualmente en medio de la crisis, sino más tarde, luego de que la adrenalina ha hecho su trabajo y ha dejado su carta de presentación.

El enfoque del sentido común para manejar el estrés involucra, tanto estrategias conductuales, como procesos de pensamiento sanos. Tomarse tiempo para “detenerse y oler las rosas”, aprender a relajarse, ejercitarse regularmente y dormir lo suficiente, son excelentes maneras de manejar físicamente el estrés. Asimismo, al final del día, da tiempo a la mente para que se tome un respiro y se reenfoque.

La Biblia es una fuente de sabiduría divina para la prevención del pánico. En Filipenses 4:4-8, Dios promete su paz a todo aquel que confíe en él en medio de la calamidad y los factores estresantes del día a día: “Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio”

Ataques de Pánico — Una Historia Personal
Comencé a sentir presión en mi pecho y falta de aire. “¿Estoy teniendo un ataque al corazón?”, pensé. Un miedo intenso me envolvió. En un afán por escapar, dejé mi trabajo y me dirigí al hospital. Por supuesto, los doctores no encontraron nada malo. Meses después, los médicos descifraron que estaba experimentando ataques de pánico.

Al pasar de los años, he aprendido cómo lidiar mejor con mis ataques de pánico. Encuentro consuelo en mi fe en Dios. Jesús dijo: “… les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Tengo consuelo al saber que Jesús está siempre conmigo, incluso durante un ataque de pánico.

Oro inmediatamente a Dios. La Biblia dice: “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:7). Elegir tener confianza en lugar de miedo no es fácil cuando estoy teniendo un ataque de pánico. Cuando oro durante un ataque de pánico, me doy cuenta que no estoy solo. La consoladora presencia de Dios saca el aguijón del ataque.

Si no conoces al Señor como tu salvador, deberías considerar encontrar paz en medio del pánico en los amorosos brazos de Jesús. Yo conocí al Señor a través del consuelo y la libertad que encontré al leer la Biblia durante los momentos de temor intenso.

Aunque el miedo me ha confinado, Dios tocó mi corazón y me dio la fortaleza para salir de mi zona segura. Yo sé que él puede hacer lo mismo por ti.

¡Conoce Más Acerca de la Paz de Dios!



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Desafíos de Vida

Búsqueda de la Felicidad
Ansiedad por Separación
Trastorno Obsesivo Compulsivo
Aborto Inducido
Síndrome Post Aborto
Combatir la Envidia
Desafíos de la Vida
Tratando con Gente Difícil
La Culpa
Contenido Adicional para Explorar...

¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
¿Cómo Puedo Crecer con Dios?
Temas Populares
Restauración
 
 
 
Búsqueda
 
Add Ataques de Pánico to My Google!
Add Ataques de Pánico to My Yahoo!
XML Feed: Ataques de Pánico


Desafíos de Vida Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2016 AllAboutLifeChallenges.org, Todos los Derechos Reservados.