Todo Sobre Desafíos de la Vida Sitting looking over grass hill - Todo Sobre Desafíos de la Vida La bandera

Divorcio: Preguntas


Divorcio: Preguntas — La Perspectiva Bíblica
Mucha gente tiene preguntas sobre el divorcio. ¿Qué dice la Biblia?

Dios odia el pecado, pero ama al pecador. Lo mismo es verdad para el divorcio. Dios odia el divorcio, pero ama a los divorciados. ¿Estás considerando el divorcio? Por favor, revee tu decisión. Si estás casado, Dios quiere que permanezcas casado. Si estás divorciado, Dios quiere que hagas todo los posible para reconciliarte con tu cónyuge. A pesar de que las enseñanzas de la Biblia son claras, por favor comprende que Dios no desea que ninguno de sus hijos sea lastimado, física o emocionalmente. Si estás en una situación peligrosa o de abuso, busca ayuda en tu iglesia o en cualquier otra fuente profesional.


Divorcio: Preguntas — Las Respuestas Bíblicas
Por lo tanto, para aquellos de nosotros con preguntas sobre el divorcio, ¿qué dice la Biblia? La enseñanza de Dios es clara como el cristal en referencia al tema.

Mateo 19:1-9
Cuando Jesús acabó de decir estas cosas, salió de Galilea y se fue a la región de Judea, al otro lado del Jordán. Lo siguieron grandes multitudes, y sanó allí a los enfermos. Algunos fariseos se le acercaron y, para ponerlo a prueba, le preguntaron: — ¿Está permitido que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo? — ¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador "los hizo hombre y mujer", y dijo: "Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo?" Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. Le replicaron: — ¿Por qué, entonces, mandó Moisés que un hombre le diera a su esposa un certificado de divorcio y la despidiera?— Moisés les permitió divorciarse de su esposa por lo obstinados que son —respondió Jesús—. Pero no fue así desde el principio. Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.

Las enseñanzas de Jesús dejan claro que la única justificación para el divorcio es la inmoralidad sexual. En el tiempo de Moisés (que era una sociedad estrictamente dominada por el hombre) se permitió el divorcio por “lo obstinados que son”. Si una mujer hacía algo que provocara el rechazo de su esposo, la ley le permitía ser libre, en lugar de ser sujeto de su desprecio.

1 Corintios 7:10-16
A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo. Sin embargo, si se separa, que no se vuelva a casar; de lo contrario, que se reconcilie con su esposo. Así mismo, que el hombre no se divorcie de su esposa. A los demás les digo yo (no es mandamiento del Señor): Si algún hermano tiene una esposa que no es creyente, y ella consiente en vivir con él, que no se divorcie de ella. Y si una mujer tiene un esposo que no es creyente, y él consiente en vivir con ella, que no se divorcie de él. Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la unión con su esposa, y la esposa no creyente ha sido santificada por la unión con su esposo creyente. Si así no fuera, sus hijos serían impuros, mientras que, de hecho, son santos. Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. En tales circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en paz. ¿Cómo sabes tú, mujer, si acaso salvarás a tu esposo? ¿O cómo sabes tú, hombre, si acaso salvarás a tu esposa?

Aunque el pasaje parece entrar en conflicto con Mateo 19, en realidad trata diferentes temas. Las enseñanzas de Jesús en Mateo están dirigidas a un público judío y se refiere al matrimonio entre creyentes en Cristo. Pablo, en 1 Corintios, se dirige tanto a judíos como gentíles luego de la resurrección de Cristo. Algunas de estas personas se habían convertido al cristianismo sin que su cónyuge lo hiciera también,

La Biblia enseña que si un no creyente deja a su conyuge creyente, el conyuge creyente no peca al permitir el divorcio. Pero si un creyente está casado con un conyuge no creyente, y este último está dispuesto a quedarse a su lado, entonces el creyente no debería buscar el divorcio: “¿Cómo sabes tú, mujer, si acaso salvarás a tu esposo? ¿O cómo sabes tú, hombre, si acaso salvarás a tu esposa?”


Divorcio: Preguntas — La conclusión final
Todas las preguntas sobre el divorcio podrían ser resumidas de la siguiente manera: un divorcio entre creyentes siempre se refleja negativamente en Jesús. Pablo nos dice: “En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31). Nuestro objetivo debe ser dar gloria a Dios, incluso cuando se está considerando el divorcio.

Reflexiona en el camiino que has escogido. ¿Existe otra posibilidad? ¿Es el divorcio la única opción? Te alentamos a buscar la guía y la perspectiva del equipo pastoral de tu iglesia. El divorcio no es el pecado que terminará con todos los pecados, ni tampoco es la única respuesta. Por sobre todas las cosas, el objetivo de un cristiano es tener una cuidadosa consideración del nombre y reputación de Jesucristo.

Malaquías 2:13b-16
Se lamentan porque él ya no presta atención a sus ofrendas ni las acepta de sus manos con agrado.Y todavía preguntan por qué. Pues porque el Señor actúa como testigo entre ti y la esposa de tu juventud, a la que traicionaste aunque es tu compañera, la esposa de tu pacto. ¿Acaso no hizo el Señor un solo ser, que es cuerpo y espíritu? Y ¿por qué es uno solo? Porque busca descendencia dada por Dios. Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. "Yo aborrezco el divorcio dice el Señor, Dios de Israel, y al que cubre de violencia sus vestiduras", dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros.

¡Conoce Más!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutLifeChallenges.org, Todos los Derechos Reservados